Inicio > Uncategorized > Se puede aprender a montar en bicicleta por internet?

Se puede aprender a montar en bicicleta por internet?


No hace mucho, en un seminario sobre cuestiones de eLearning, cuando Francisco Vallverdú,
Vicerrector de Metodología e innovación educativa de la UOC lanzó la pregunta de si se podía
enseñar a montar en bicicleta por Internet, mi primera reacción fue de sorpresa como
imagino la de muchos de los asistentes al acto.

Desgraciadamente, esta afirmación no fue seguida del debate que estoy seguro Vallverdú
trataba de excitar porque la atención de la asistencia se desvió hacia otros derroteros, y la
pregunta quedó suspendida en el aire y de forma persistente en mi mente, levantando ecos
por sus recovecos.

Supongo que la razón por la que un hombre lúcido y experto en el tema como Vallverdú
hiciera una propuesta tan polémica fue para despertar la atención de la concurrencia sobre el
significado de palabras tales como enseñanza, educación, formación, conocimiento,
entrenamiento, etc.

Recuerdo que cuando aprendí a montar en bicicleta fue una experiencia traumática.

Reconozco que tenía miedo de caerme. Tendría entonces unos ocho años y cuando por
primera vez mi padre desmontó las pequeñas ruedas laterales que mantenían la bicicleta en
pie y empecé a pedalear sin otro recurso que mi propia capacidad de mantener el equilibrio,
sentí la ansiedad del que se enfrenta a algo para lo que no está preparado. Después de
varias intentos, moretones y abrasiones empecé a encontrar la manera de sobrevivir el
asunto y poco después ya era capaz de pedalear sino con seguridad, al menos con
entusiasmo. No creo que ocurriera de manera muy distinta a como han aprendido la mayoría
de niños y niñas.

Volviendo a la pregunta, su interés radica en que obliga a reflexionar sobre el significado de
la palabra enseñar. Al acabar el acto, e incluso en otras ocasiones después retomé el tema
con Vallverdú y coincidimos en que su afirmación puede ser cierta según el significado que se
diera a las palabras enseñar y aprender. No sé si se habrán percibido de ello, pero la
pregunta produce una extraña inquietud del espíritu. La primera vez que se oye provoca una
reacción incluso airada… ¿Cómo se va a poder enseñar a montar en bicicleta por Internet?

La enseñanza, sea tradicional como la presencial o basada en el uso de la tecnología como
en el caso del elearning, tiene como objetivo facilitar el proceso de aprender. En el entorno
del eLearning, como en el de la enseñanza a secas, confluyen una nube de conceptos que en
ausencia de un momento de reflexión pueden confundir la cuestión: enseñanza, educación,
formación, conocimiento, entrenamiento. Por ejemplo, es común encontrarse con
planteamientos según los cuales el eLearning, o formación a distancia por Internet, se basa
en dos condiciones: contenidos y plataforma o web para la gestión de la enseñanza. Es
verdad, pero no es toda la verdad. Además es una forma de acercarse al problema que da
por supuesto demasiadas cosas. Lo primero que se supone es que si se dan las dos
condiciones anteriores, el aprendizaje se producirá y que será de mejor calidad cuanto mejor
se cumplan esas condiciones.

La experiencia de la actividad del eLearning no soporta en absoluto este supuesto. A pesar
de las expectativas que levanta este concepto, se está produciendo un cierto grado de
desencanto, motivado por las repetidas referencias de resultados negativos en cursos de
diferentes naturalezas y alcances. Frecuentemente se citan porcentajes de abandono del 50,
60 y hasta el 70%.

Incluso si los contenidos son correctos, no basta con ello. Además de estar bien expuesta la
materia a enseñar debe ser la adecuada, ha de estar estructurada convenientemente y debe
ser organizada junto otros contenidos complementarios que convierten a todo ello en un
material docente idóneo para el objetivo formativo: ejercicios, evaluaciones, información
adicional, etc.

Sólo se logra conseguir un contenido así mediante el uso de una adecuada planificación
docente (instructional design). Este es el tercer elemento, ¿falta algo más?

Sí, porque incluso contando con los anteriores elementos también se puede fracasar. Falta
considerar la motivación: es necesario que el alumno quiera aprender. Puede aducirse que si
el contenido y el análisis docente han sido hechos correctamente, ya queda cubierto el
aspecto motivación y el curso incluye entonces las adecuadas soluciones para evitar la
perdida de interés. De nuevo la experiencia nos señala que el contexto del análisis y de la
creación de contenidos que ofrezcan un entorno de aprendizaje motivador no siempre es
suficiente para evitar casos en que se producen resultados insatisfactorios, manifestados en
porcentajes de abandono tan altos como los mencionados anteriormente y en el
incumplimiento total o parcial de los objetivos del aprendizaje. ¿Qué es lo que ocurre ahora?,
¿qué es lo que está faltando en estos casos? Algunos autores indican la necesidad de otras
actividades complementarias; diálogo y comunicación con instructores, oportunidades para la
reflexión, simulaciones, etc. Poco a poco todas estas cosas conducen a que se materialice el
aprendizaje.

La respuesta a todo lo anterior estriba en que no se puede confundir enseñar con aprender.

Se puede enseñar a montar en bicicleta, pero se aprende por uno mismo. Te pueden explicar
como se hace durante horas y horas y además tener una gran motivación por aprender, pero
al final sólo consigues hacerlo cuando te montas en la bicicleta y empiezas a pedalear… y a
caerte.

Ese fue precisamente mi problema, descubrir que por mucho que mi padre me quisiera
ayudar, era yo solo quien se estaba enfrentando a la situación. Probablemente por primera
vez en mi vida, me encontré que tenía que hacer algo por mi mismo. Mi padre estaba
ayudándome, pero el que se jugaba el físico era yo.

La enseñanza es una actividad orientada a que alguien aprenda una determinada materia.

Una persona aprende cuando consigue incorporar e integrar un nuevo conocimiento al
conjunto de conocimientos previos que residen en su mente. Y eso requiere seguir un
determinado proceso marcado por unas ciertas etapas. Si el proceso no se cumple
plenamente, el aprendizaje será incompleto, nulo o incluso se podrán aprender
conocimientos diferentes a lo previsto. Cuando se olvida esto, la enseñanza pierde su norte,
su “leitmotiv” propio, y se convierte en un desempeño gratuito que produce pobres
resultados incluso consumiendo gran cantidad de recursos y a pesar de una vigorosa
actividad. La enseñanza es conveniente porque conduce a aprender, pero no debe olvidarse
que también se puede aprender sin enseñanza.

Hay varias teorías que explican lo que es enseñar y cómo debe hacerse. Cada una postula
que su manera de enseñar es la mejor aunque no existe una clara interpretación del proceso
de aprender. Y lo curioso es que se mezclan los dos conceptos como si fueran sinónimos, y
no son ni siquiera simétricos. La gente espera que cuando hay enseñanza se produzca un
aprendizaje, pero lo cierto es que no siempre ocurre así. No conozco ninguna teoría que base
su razonamiento en una interpretación del proceso del aprendizaje, cuando un instante de
reflexión indica que ese debería ser el punto de partida, quizás el único punto de partida
válido para una teoría de la enseñanza.

Para tener éxito en eLearning según Vallverdú se requiere de un “mediador” que ayude al
alumno a incorporar la nueva información. El enfoque de la UOC es que se fracasará en el
eLearning si se prescinde de este mediador. Es decir que la función del mediador consiste en
soportar el aprendizaje del alumno, y es en base a eso que Vallverdú considera que se puede
enseñar a montar en bicicleta por Internet, aunque reconoce que el alumno no llegará a
aprender mientras no realice el esfuerzo personal de aprender que ello requiere.

Si no sabemos como se aprende, ¿cómo es que todos los sistemas de enseñar producen más
o menos resultados? Probablemente sea porque el cerebro es una máquina de aprender, un
sistema cuya función principal es la de adquirir y procesar información aunque con frecuencia
se olvida este hecho tan obvio. El cerebro es capaz de aprender, incluso con una forma
inadecuada de enseñar, lo cual ha permitido una proliferación de escuelas educativas muy
poco o nada basadas en la forma correcta de hacerlo gracias a que siempre se obtiene algún
que otro resultado. Si por casualidad un método se acerca al proceso correcto a pesar de
basarse en premisas erróneas, puede llegar a producir buenos resultados. Si cuando esto
ocurre se usa como una justificación de las premisas erróneas, sólo se hace que añadir a la
confusión.

Observando el estado de la enseñanza se llega a la conclusión de que no hay un único
sistema correcto de enseñanza, sino unos mejores que otros. Todo depende del contexto.

Hay que evitar la tentación de que cuando un método produce resultados (lo cual se produce
dentro de un cierto contexto) declararlo como “la” manera correcta de enseñar. Por ejemplo,
no se debería enseñar de la misma forma a montar en bicicleta que la ley de la gravedad. Y
aunque algunos de mis lectores puedan pensar que es posible hacerlo, creo que estaremos
de acuerdo si digo que aunque sea posible hacerlo, no resulta igualmente eficiente.
Si no fuera así, aprender a montar en bicicleta sería una experiencia serena y agradable,
exenta de las tensiones que muchos niños y niñas han de superar antes de disfrutar de la
libertad de corretear por el vecindario con su bici.

Albert Calvet
Ingeniero Industrial. Socio Director Calvet, Vila & Arriaga Consulting, promotores de eLearning WORKSHOPS

About these ads
  1. M. Angélica Téllez
    06/11/2012 en 9:34 am

    Excelente artículo, muy clarificador, apunta justo al tema central. Todas las personas relacionadas con educación deberían leerlo. Ahora tengo que buscar (Googlera) a Vallverdú

  2. Anónimo
    17/11/2012 en 10:17 pm

    Gracias María Angélica por haberte resultado útil este post.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 559 seguidores

%d personas les gusta esto: